Plátano enano gigante

Primero que nada, quiero agradecerte por hacerme uno de tus mejores amigos de toda la vida. Cuando lo pienso, me doy cuenta que te he acompañado desde siempre y he tenido el privilegio de verte crecer. Soy el primer alimento sólido que ingeriste cuando eras un bebé y el día de hoy tengo el honor de acompañarte todos los días y en todas tus actividades.

Pienso que he estado en tu vida porque tengo un sabor deliciosamente balanceado, soy muy accesible, portátil, de fácil consumo, muy versátil y doy muchos beneficios a tu salud ¿verdad?

Hay veces que me pongo a pensar ¿porqué Eva escogió una manzana cuándo me podía escoger a mí? Es obvio que no hay comparación en términos de los nutrimentos que te puedo dar como son la fibra, potasio, manganeso y vitamina B6. Además, tengo un sabor delicioso y me llevo muy bien con todos tus licuados, cereales, postres y hasta en platillos salados. No sé qué pasó por su mente, pero es obvio que no fue la decisión correcta y, por eso, ahora los especialistas coinciden en que yo soy tu alimento perfecto.